El Náutico busca alternativas para sus secciones deportivas debido al parón por el COVID-19

Todas ellas trabajan de forma coordinada, dentro de la dificultad de la situación actual, para volver con más fuerza cuando concluya el confinamiento


TENERIFE | Los presidentes de las secciones deportivas del Real Club Náutico de Tenerife (RCNT) han continuado trabajando desde que comenzó el estado de alarma para intentar minimizar, en la medida de lo posible, los efectos del parón motivado por la crisis sanitaria del coronavirus (COVID-19). Todos ellos, en permanente coordinación con el presidente Enrique Martínez, han recurrido al ingenio para que los deportistas puedan seguir activos desde sus casas y regresen en el mejor estado de forma posible una vez que todo vuelva a la normalidad.

El capitán náutico, Félix Galera, admite que el confinamiento “ha supuesto un parón en seco porque, cuando sucedió, estábamos inmersos en la preparación de varios campeonatos de España con los regatistas que ya estaban clasificados”.

“Todos nuestros deportistas realizan trabajo físico en sus domicilios porque consideramos que es esencial para navegar bien. Además, también realizamos regatas virtuales, que han tenido una gran aceptación entre todos, y en las que incluso se hacen clasificaciones. Es un juego bastante real porque te hace pensar hacia dónde hay que coger el rumbo y, en esta situación, es lo más cercano que tenemos para simular una regata”.

Galera reconoce que la incertidumbre es lo peor que se lleva “porque las regatas se han pospuesto y aún estamos a expensas de lo que decida la Federación Canaria de Vela y la Federación Española de Vela. Todavía no se sabe si las reubican o si se suspenden definitivamente. Si pasa esto último sería una auténtica faena porque en Optimist, por ejemplo, hay chicos que tienen que dejar este año la clase por edad y peso y este año era su última oportunidad para recoger todo lo que han sembrado”.

El presidente de la sección de Baloncesto, Rafael Pérez-Alcalde, recuerda que el RCNT “se dirigió a la Federación Insular, a la Canaria y a la Nacional para pedir el aplazamiento de las distintas competiciones antes incluso de que el Gobierno decretase el estado de alarma y el confinamiento”

“Una vez que sucedió eso –prosigue Pérez-Alcalde– trasladamos a nuestros entrenadores que mandasen tareas específicas, dependiendo de las edades, para que los jugadores y jugadoras hagan ejercicios en sus domicilios. Mandamos esos planes a través del WhatsApp e incluso incluyen instrucciones de higiene”.

La mayor preocupación de la sección de baloncesto “era el equipo de EBA, pero está fuera de peligro con 14 victorias. Ya hemos hablado con el vicepresidente de la Federación Española, Manuel Gómez, porque si esto se alarga en el tiempo es un riesgo para nosotros seguir compitiendo. Aún no se sabe si se podrá volver después de la Semana Santa y esta competición acaba el próximo 2 de mayo, así que no tendría mucho sentido reanudarla”.

Desde la sección de Natación, su presidente José Antonio Fernández indica que el parón motivado por el COVID-19 “nos ha afectado muchísimo porque, aunque tengan ejercicios en casa, no es lo mismo que estar en el agua. Van a perder el ritmo por completo, ya que en nuestro deporte lo aconsejable es descansar solo una vez por semana y ya llevamos más de dos. Esto es casi como poner el marcador del cuerpo del nadador a cero y, si esto se prolonga hasta finales de abril o incluso en mayo, supondría tener que hacer toda una pretemporada”.

Fernández confiesa que la peor parte se la va a llevar “la preparación del Acidalio Lorenzo, que es el campeonato más importante de natación del RCNT y que cuenta con una tradición enorme. Venían equipos de toda Canarias, incluso de las islas orientales. Lo estábamos preparando con mucha ilusión para el 16 de mayo, pero ahora está en el aire. Si se hace, sería casi más un encuentro que una competición debido a que la forma de los nadadores no sería la habitual”.

“Luego están también los campeonatos regionales de Verano, que se resentirán y donde será complicado que haya buenas marcas este año. Es muy complicado hacer deporte sin la referencia de un objetivo claro. La gente está un poco desanimada porque es complicado entrenar un deporte fuera de su medio natural y sin una fecha a la vista de posibles competiciones. De hecho, una de las chicas me dijo que se había puesto el uniforme del club para volver a sentirse nadadora porque, después de este parón, ya está bastante descolocada”.

“Este año, afortunadamente, hemos empezado una colaboración con la empresa RED, de rehabilitación y acondicionamiento físico, para realizar rutinas de fuerza. Lo hacíamos dos veces por semana para complementar lo que se hacía en la piscina y han realizado un video para que los nadadores puedan seguir haciéndolas en casa. También hemos puesto en marcha otras iniciativas como ejercicios de relajación o yoga para niños, con el fin de que tengan cosas más lúdicas”.

Por último, Fernández indica que para los más pequeños de la casa “hemos puesto en marcha un concurso de dibujo para que el ganador sea el cartel del próximo Campeonato Social Diego Matías Guigou, que suele ser en octubre, y otro concurso de redacción para fomentar la realización de actividades en los ratos libres de los niños y niñas”.

Deportes de raqueta

Juan José Vidarte es el presidente de la sección de Tenis y admite que la crisis generada por el COVID-19 “ha motivado la suspensión de la excursión de convivencia que organizamos todos los años a La Gomera y en la que iban a participar casi una treintena de menores de edad. Es una lástima, pero esto nos ha afectado en todos los sentidos y habrá que ver cuando se podrá resolver para volver a la normalidad”.

“Mientras tanto estamos igual que todos porque las competiciones están aplazadas y no se sabe lo que va a ocurrir con ellas. Hemos intentado que el parón afecte lo menos posible marcando una serie de ejercicios para hacer en sus domicilios. No es lo mismo que saltar a una pista a entrenar, aunque algunos tienen la fortuna de tener una en sus hogares”.

Vidarte también hizo referencia a que lo peor “será intentar encajar todas las competiciones nuevamente en el calendario porque con cada semana que pase, todo va a comprimirse mucho más. En cualquier caso, trabajamos con varios supuestos que se irían aplicando en función de la fecha en la que se pueda volver a jugar”, manifiesta.

El presidente de la sección de Frontenis, Mateo Castro, lamenta el aplazamiento “del Campeonato de España Infantil y Juvenil, que iba a celebrarse en la Península y que, lógicamente, no van a disputarse en las fechas previstas. Estamos pendientes también de lo que ocurra con el Campeonato de España Absoluto, que iba a celebrarse en mayo en las pistas del RCNT y que supongo que tendrá que cambiarse para más tarde”.

“Los monitores hacemos videoconferencias –prosigue Castro– los lunes, miércoles y viernes para ver cómo se pueden mejorar las sesiones de entrenamiento y plasmarlo en papel. Normalmente, con el día a día, no hay tiempo para esas cosas, así que aprovechamos el parón para realizar esa labor”.

Los jugadores y jugadoras de frontenis “también realizan actividades en sus casas acorde a sus edades. Hay una parte física y también otros ejercicios para que puedan entretenerse en este periodo de confinamiento y que no pierdan el contacto con la sección y sus monitores.  

Castro, por último, indica que esta temporada “quizá haya que usar el mes de agosto, en el que normalmente no hay actividad, para hacer campeonatos por todos los partidos que se están perdiendo. Lo que ocurre es que el Campeonato del Mundo es, en teoría, del 6 al 10 de octubre en Valencia y todas las competiciones deberían estar concluidas antes de la celebración de ese evento”.




Volver